martes, 30 de septiembre de 2008

Dilema...

Tiendo de un hilo
como el día que nací…
tratando de hacer una telaraña para no caerme…

El cordón umbilical se enrolla
aprensando mi cuello
como anunciándome un final…

Final de una etapa,
de una época,
de un inicio que perdió su cause…

Correntadas de mierda
Devastándome…
hundiendo un futuro
que podía palpar
a ojos cerrados...

La guerra interna entre lo que pienso y lo que digo
la lucha constante entre la emoción y la razón
entre lo que tuve y lo que me queda…

Hay luz…. Aun la diviso….
una que me da un suspiro,
va y viene pero… hay esperanza…

Issa Perez Padilla
30 Septiembre 2008

5 comentarios:

LuisRo (P*!!!) dijo...

Así es, el ciclo de la vida. Circular. Da vueltas y no para.
Cómo un carrusel talvez, mientras da vueltas, entre más rápido sea más alegría, emoción.
Cuando comienza a detenerse la sonrisa cae, se comienza a esfumar.
Entonces pensamos me bajo y volteo a ver la melancolía que deja. O le pongo otra fichita y disfruto de un nuevo viaje.
¿Qué decís?

El Vigilante dijo...

Hundiendo un futuro
que podía palpar
a ojos cerrados...

Qué línea niña... devastadora. Un besote. Gracias por ser un sol.

Alexxx dijo...

claro que si, hay que aferrarse a la esperanza

Issa dijo...

Pato: cierto asi funcionamos como un carrusel...Allan: sos una estrella entonces te ilumino jijij!

alejandro marré dijo...

La esperanza nace en nuestros corazones Issa, allí está la maquinita desquiciada que mira flores en los abismos más tenebrosos. Que encuentra amor en cualquier rincón del universo.