domingo, 26 de octubre de 2008

Tarde...

Lo más fácil es siempre huir
Sin razón, ni motivos,
Sin desafiarnos,
Temerosos sin enfrentarnos
Porque es lo que nos dictaminan…
La sociedad, los amigos, la familia…

Tarde… será cuando la soledad nos ataque
Nos carcoma el sistema que bombea al corazón
Tarde… cuando los latidos no se escuchen
Solo el eco de un sollozo en un cuarto vacío,
Pintado de memorias y recuerdos inalcanzables,
Que dejamos ir… por cobardes…

Fotos destruidas por el tiempo,
Rostros oxidados,
Nuestro cuerpo resistiéndose a caer
De rodillas clamando al cielo por un poco de cordura,
Los ojos empañados de palabras no dichas,
De besos resguardados, de amor no entregado,
De hijos no paridos…

Nos vemos caer lentamente,
Bien vistos ante otros ojos, los de la envidia,
Caemos egoístas, llenos de vacíos,
Solos, ausentes, olvidados…

Cansados se cierran nuestros ojos
Despidiéndose de la última visión de amor que recordamos
Y morimos …sin paz
En silencio con un solo pensamiento …
Tu…y lo que pudo ser…

3 comentarios:

IDENTIDAD dijo...

saludos!

Abril dijo...

Si, odio algo es el destiempo.
A ese tiempo que me ha tenido como su pieza de juego favorita.

Muy muy lindo.

Anónimo dijo...

mejor que podes hacer belleza, es que cuando te sientas insegura no por ti si no por la cobardia de alguien mas... corre!