jueves, 10 de septiembre de 2009

Desenfocados por momentos...


Ausentes de luz,
Descifrando antologias pérdidas,
Pidiendo a Dios por un poco de conciencia,
Por el mundo, por nuestro mundo.

Postulando gentileza,
Escudriñando ayuda,
Llenando los pozos que se arídan
Por la ingratidud, la carencia, la desigualdad.

Sanando enfermedades,
Arraigadas a mentes sin sosiego,
Que ansian y practican el mal,
Destruyendo el mundo, tu mundo.

Intentando, mantener mis convicciones,
Nutriendo la dicha,
Irradiando vida a la vida,
Para mejorar el mundo, mi mundo…

Difícil es hablar cuando nadie escúcha,
Cuando retrocedemos al tiempo de Goya,
Donde nos vamos quedando sordos,
tan sordos, que los gritos son ecos en aire…

(Ya, las armas, suenan como cuetes
Y las ambulancias como melodías)

5 comentarios:

Alondra dijo...

"Difícil es hablar cuando nadie escúcha,
Cuando retrocedemos al tiempo de Goya,
Donde nos vamos quedando sordos,
tan sordos, que los gritos son ecos en aire…"

Hermoso y tan real que siento angustia porque oímos sin escuchar.
Un abrazo

El Vigilante dijo...

Me gustó Issabella. El último párrafo matador.

David Lepe dijo...

Explicas muy bien tu grado de desilusión.

Trapis dijo...

Lindos pensamientos señorita!

Prado dijo...

gran final.

saludos.